Diferencia entre zumo, concentrado y néctar

Atravesar el pasillo de zumos de un supermercado no es tarea fácil, la oferta es amplia y variada. Es conveniente saber en todo momento qué es lo que nos están ofreciendo, y para ello necesitamos conocer el significado de la terminología que se utiliza. No es lo mismo un zumo de frutas que un zumo elaborado a base de concentrado, y ninguno de estos dos tiene nada que ver con el néctar. Son tres productos dentro de una misma categoría, pero bien distintos. A continuación vamos a intentar aclarar la diferencia entre los tres, para que no te den «néctar por zumo».

Zumo de frutas a base de concentrados

El hecho de que lleve los términos «zumo de frutas» no implica que sea de lo más natural. Si un zumo está elaborado a base de concentrados significa que al zumo se le ha retirado el agua del propio jugo para hacer el concentrado, y luego se le ha añadido nuevamente agua en el momento del envasado. Esto suele hacerse cuando la empresa que exprime la fruta no es la misma que la que hace el zumo, de esta manera consiguen abaratar costes de transporte y espacio. A ese zumo elaborado a base del concentrado, se le añade además otros azúcares o saborizantes, lo cual sumado al agua añadida anteriormente hace que el zumo pierda muchas de las vitaminas de la fruta.

Néctar de frutas

Un néctar de frutas es en realidad un derivado del zumo que se obtiene al añadir agua a la fruta exprimida, así como un exceso de azúcares. El azúcar es a veces sustituido por edulcorantes, pero que al fin y al cabo lo hace menos saludable que un zumo de frutas. Un vaso de néctar puede tener hasta 30 gramos de azúcar lo que se traduce en aproximadamente 6 azucarillos. Por ello es un producto limitado en algunas dietas, como por ejemplo la de una persona con diabetes.

Zumo de frutas industriales

De los zumos industriales, los de frutas son los menos malos. Se elaboran exprimiendo frutas, frescas o conservadas por refrigeración o congelación. Habitualmente pasan mucho tiempo esperando a ser embotellados, por lo que pierden gran parte de sus propiedades y, para evitar que se oxiden, se les añade ácido ascórbico.

Zumo de frutas Ékolo

En el caso de Ékolo, elaboramos zumos 100% naturales y solo con las frutas de temporada cogidas directamente del árbol. Nuestros zumos son embotellados inmediatamente después de haber exprimido la fruta y posteriormente los pasteurizamos a la mínima temperatura necesaria para que se mantenga en perfecto estado un largo periodo de tiempo.

Además de ecológica, nuestra fruta es siempre fresca. Vamos elaborando los zumos en función de las épocas de recogida y nunca utilizamos fruta refrigerada en cámaras durante meses ni tampoco congelada.

Así mismo, a nuestros zumos no les añadimos ni agua, ni azúcares, ni nada de nada. La fruta es el verdadero protagonista de nuestros zumos naturales y, por eso, un zumo Ékolo es lo más parecido al zumo recién exprimido que puedes prepararte tú mismo en casa.
Son tan naturales que una botella de 750 ml de zumo Ékolo, contiene hasta 2 kg. de naranja, 3 kg. en el caso de la mandarina. ¿Y cuántos kg. de manzanas, arándanos, granada, etc. crees que utilizamos para nuestros zumos? Puedes consultarlo aquí.

Producto agregado a la lista de deseos
Producto agregado para comparar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.