Las mermeladas no son sólo para el desayuno

Al igual que ocurre con las bicicletas (que no son sólo para el verano), las mermeladas no solo valen para convertir un desayuno simple en algo especial.

Las mermeladas, además de darnos un plus de energía por las mañanas llenando de color y sabor nuestras tostadas, tienen muchas más utilidades en la cocina. Además, las propiedades de las mermeladas artesanas hacen que el uso de este producto sea muy saludable y beneficioso para nuestro organismo.

Aperitivos

La mermelada marida muy bien con el queso y platos crujientes y fritos. No tengas miedo de añadir un poco de mermelada en un pintxo de queso gratinado al horno por ejemplo o incorporar un poco de ella en unos nuggets de pollo o acompañar unas verduras en tempura.

Salsas

La mermelada es ideal para dar sabor y color a salsas que acompañan a carnes y pescados. Además de aderezar este tipo de platos, probar la mermelada en caliente también tiene su punto.

Repostería

¿Y qué me dices de rellenar un bizcocho casero con tu mermelada ékolo favorita? Simplemente sublime. ¿Y una tarta de chocolate con un poco de nuestra mermelada de fresa o frambuesa? Tampoco podemos olvidar la mítica tarta de queso con mermelada, claro…

Yogures, Sorbetes y Batidos

Un yogur con mermelada como acompañante o el sorbete de cuajada con un poco de mermelada son dos recetas simplemente excelentes. Asimismo, la mermelada da un toque inconfundible a los batidos; un batido de plátano con mermelada de fresa o el batido de yogur con mermelada de albaricoque y canela marcan la diferencia.

Como ves, la mermelada es mucho más que parte del desayuno. ¿Te animas ahora a utilizarla en más recetas? ¡Seguro que sí!

Producto agregado a la lista de deseos
Producto agregado para comparar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.