Propiedades del zumo de granada

Prácticamente todos los zumos naturales de frutas destacan por aportar beneficios a nuestra salud, por ser ricos en diferentes vitaminas que nuestro organismo necesita. Pero la granada es una de esas frutas que sobresale por encima del resto, de hecho, son muchos los estudios que demuestran que el consumo de granada, moderado pero constante, puede ayudar a tratar ciertas dolencias.

Una de sus propiedades más conocidas está relacionada con la salud cardiovascular, ya que ayuda a reducir el colesterol malo LDL. Su alto contenido en antioxidantes y polifenoles es lo que le relaciona directamente con efectos protectores del corazón.

El ácido cítrico es otro componente destacable de la granada que le aporta una fuerte capacidad desinfectante capaz de alcalinizar la orina. Por eso, está indicada para distintas dolencias del tracto urinario y también para facilitar la eliminación de ácido úrico y sus sales.

Otros estudios destacan su alto contenido en polifenoles, taninos y antocianinas que juegan un papel importante en la prevención del desarrollo de células cancerígenas. Así mismo, los taninos de la granada actúan sobre la inflamación de la mucosa gástrica e intestinal, y favorecen la eliminación de gases, haciendo del zumo de granada un perfecto aliado para aquellas personas que sufren malas digestiones.

No olvidemos además su bajo valor calórico, así como sus propiedades laxantes y diuréticas que ayudan a depurar el organismo y la convierte en una fruta ideal para aquellas personas que están intentando bajar de peso.

Y si lo que buscas es tener una piel joven retrasando la aparición de arrugas, la granada es tu fruta. Los altos niveles de antioxidantes que la forman neutralizan los radicales libres protegiendo la piel de los efectos del envejecimiento.

Desde luego una fruta muy completa que puede aportarnos grandes beneficios.

Producto agregado a la lista de deseos
Producto agregado para comparar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.